/ febrero 19, 2019/ Cuba, Historia, Internacionales, Sociedad

Por: Celia Zaldivar Odio/ DECOM
La historia se repite, viejas fórmulas para apoderarse de un país son asumidas por el gobierno de Estados Unidos, esta vez contra Venezuela. Enmascarado en una operación humanitaria la nueva marioneta del Imperio, Juan Guaidó, se apresta a lanzar una ofensiva para avanzar en el golpe de Estado en marcha contra Nicolás Maduro. Los recientes movimientos de tropas estadounidenses, reportados por fuentes públicas y medios de prensa, confirman que Washington se dispone a cercar militarmente a la República Bolivariana de Venezuela bajo dicho pretexto. Guaidó pretende desafiar a Maduro y a las Fuerzas Armadas bolivarianas, a las cuales el mandatario ordenó desplegarse en la frontera para impedir lo que describió como un show político que sería el preludio de una invasión militar estadounidense.
La denuncia de Cuba a esta arcaica política no se hizo esperar, en declaración del Gobierno Revolucionario, el pasado 13 de febrero, aseguró que Estados Unidos pretende fabricar “un pretexto humanitario para iniciar una agresión militar contra Venezuela”. Aunque fuentes en Washington y algunos de los países involucrados se aprestaron a negar las denuncias cubanas, las últimas informaciones disponibles ratifican y amplían las evidencias de un cerco militar premeditado contra Caracas.
Se trata de la misma historia, la de un Goliat prepotente que no tolera a quienes no se rinden, que se siente desafiado por quienes defienden los principios éticos y morales que le hacen también gigantes.

Share this Post