/ agosto 5, 2019/ Noticias

Por:Decom.

Ahora estoy convencido que la alegría se contagia, pues de felicidad están enfermos todos los participantes del campamento de verano de la Universidad de Matanzas. Aunque no se ha hecho público, es una gran epidemia.

Las variadas e interesantes actividades que conformaron el programa diseñado, fueron del deleite de los asistentes y convirtieron la semana en una experiencia única.

La frase “yo regreso” forma parte del vocabulario activo de los jóvenes que agradecen esta excelente opción para pasar el verano de una manera diferente, contaminados de alegría.

Share this Post