/ enero 10, 2020/ Educación, Educación Superior, FEU

Por: Karla Alonso Leyva/ estudiante de Periodismo.

A pesar de la lluvia y el aire fresco, estudiantes universitarios, cuadros de la dirección del Partido Comunista de Cuba y la Unión de Jóvenes Comunistas de la provincia y el municipio de Matanzas, se dieron cita esta mañana en parque que lleva el nombre del joven antimperialista Julio Antonio Mella al cumplirse 91 años del asesinato.

“Quien vio de cerca a Mella, conoció a una de las personalidades más sugestivas y atrayentes que hayan alentado en nuestra tierra”, así describiría Yamelis Umpierre Pérez, miembro del Secretariado de la FEU de la Universidad de Matanzas, junto al busto de Mella, a quien tanto hizo en tan poco tiempo, al retomar las palabras de Juan Marinello.

Las calles mexicanas Morelos y Abraham González fueron testigos hace 91 años de uno de los asesinatos más criminales cometidos por esbirros machadistas. “Hasta después de muertos, somos útiles”, con esta frase, alentaba el líder estudiantil la posibilidad de su muerte. Los riesgos que entrañaba la lucha obrera y comunista del joven revolucionario se convirtieron en una cruel realidad el 10 de enero 1929.

La corta y fructífera vida del líder estudiantil y comunista cubano constituye un ejemplo para los universitarios matanceros y para la organización que los agrupa, la Federación Estudiantil Universitaria, que, rumbo a su centenario, mantiene vigente los principios de su fundador Julio Antonio Mella.

Sus últimas palabras “Muero por la Revolución”, constituyeron un compromiso con la obra antimperialista que promovió. Hoy los jóvenes matanceros tienen el deber de hacer del pensamiento de Mella palabra y acción.

Share this Post